La Mano de Mokusen (Cuento Zen)

Mokusen Hiki era un maestro zen que vivía en un templo en la provincia de Tamba. Uno de sus seguidores se quejó con él acerca de lo tacaña que era su esposa. Así que Mokusen visitó a la esposa de su seguidor y le mostró su puño cerrado.
“¿Qué es lo que significa eso?”, le preguntó la mujer sorprendida. “Suponte que mi puño estuviera siempre así. ¿Cómo lo llamarías?” le preguntó. “Deforme”, respondió la mujer.


Luego abrió su mano lo más que podía y le preguntó: “¿Y si estuviera siempre así? ¿Cómo lo llamarías?”. “Otro tipo de deformidad,” dijo la esposa. “Si entiendes tanto,” concluyó Mokusen, “eres una buena esposa”. Y se fue.

Luego de su visita, la esposa ayudó a su marido tanto a distribuir como a ahorrar.

No es bueno ni sano ir contando siempre la cantidad de monedas en nuestros bolsillos ni cuantos billetes hay en nuestra cartera. Tampoco se recomienda dar desmedidamente ya que no sería sabio. Lo ideal, como en todo, es encontrar el equilibrio entre ambos puntos. Seamos generosos con los que lo necesitan y a la vez seamos buenos mayordomos de nuestras posesiones. Al lograr esto, se vive un poco más tranquilo.

Desterrando a un Fantasma (Cuento Zen)

La esposa de un hombre estaba muy enferma. En su lecho de muerte le dice, “¡Te amo demasiado!, no quiero dejarte, y no quiero que me traiciones. Promete que no verás otras mujeres cuando yo muera o volveré para rondarte. Durante varios meses después de su muerte el marido evitó a otras mujeres, pero conoció a alguien y se enamoró. En la noche que se comprometieron, el fantasma de su difunta esposa se le apareció. Ella lo acusó de no cumplir con la promesa, y volvió todas las noches para atormentarlo. El fantasma le recordaba todo lo que habían pasado él y su prometida ese día, hasta el punto de repetir, palabra por palabra, las conversaciones que habían tenido. Esto lo trastornó tanto que no pudo dormir nada.

Desesperado buscó el consejo de un maestro Zen que vivía cerca del pueblo. “Este fantasma es muy listo”, dijo el maestro luego de oír la historia del hombre, “¡Lo es!”, contestó el hombre. “Recuerda cada detalle de lo que dije e hice. ¡Sabe todo!” El maestro sonrió. “Deberías admirar a un fantasma así, pero yo te diré que hacer la próxima vez que aparezca.” Esa noche el fantasma regresó. El hombre hizo exactamente lo que le había dicho el maestro. “Eres un fantasma muy sabio”, dijo, “Sabes que no te puedo esconder nada. Si puedes responderme una pregunta, romperé el compromiso y permaneceré soltero por el resto de mi vida”. “Haz la pregunta”, contestó el fantasma. El hombre sacó un puñado de frijoles de una gran mochila que estaba en el piso, “Dime exactamente cuantos frijoles tengo en mi mano”.

En ese momento el fantasma desapareció y no volvió nunca más.

Buda Cristiano (Cuento Zen)

Uno de los monjes del maestro Gasan visitó la universidad en Tokio. Cuando regresó, le preguntó al maestro si alguna vez había leído la Biblia cristiana. “No”, respondió Gasan, “por favor léeme algo de ella”. El monje abrió la Biblia en el Sermón del Monte de San Matías, y empezó a leer. Después de leer las palabras de Cristo sobre los lirios en el campo, se detuvo. El maestro Gasan permaneció en silencio durante un largo tiempo. “Sí”, dijo finalmente, “quien haya pronunciado estas palabras es un ser iluminado. ¡Lo que acabas de leerme es la esencia de todo lo que he estado tratando de enseñarte aquí!”

Una Situación Tensa (Cuento Zen)

Un día mientras caminaba a través de la selva un hombre se topó con un feroz tigre. Corrió pero pronto llegó al borde de un acantilado. Desesperado por salvarse, bajó por una parra y quedó colgando sobre el fatal precipicio. Mientras el estaba ahí colgado, dos ratones aparecieron por un agujero en al acantilado y empezaron a roer la parra. De pronto, vio un racimo de frutillas en la parra. Las arrancó y se las llevó a la boca. ¡Estaban increíblemente deliciosas!

Concentración (Cuento Zen)

Después de ganar varios concursos de arquería, el joven y jactancioso campeón retó a un maestro Zen que era reconocido por su destreza como arquero. El joven demostró una notable técnica cuando le dió al ojo de un lejano toro en el primer intento, y luego partió esa flecha con el segundo tiro. “Ahí está”, le dijo el viejo, “¡a ver si puedes igualar eso!”. Inmutable, el maestro no desenfundo su arco, pero invitó al joven arquero a que lo siguiera hacia la montaña. Curioso sobre las intenciones del viejo, el campeón lo siguió hacia lo alto de la montaña hasta que llegaron a un profundo abismo atravesado por un frágil y tembloroso tronco. Parado con calma en el medio del inestable y ciertamente peligroso puente, el viejo eligió como blanco un lejano árbol, desenfundó su arco, y disparó un tiro limpio y directo. “Ahora es tu turno”, dijo mientras se paraba graciosamente en tierra firme. Contemplando con terror el abismo aparentemente sin fondo, el joven no pudo obligarse a subir al tronco, y menos a hacer el tiro. “Tienes mucha habilidad con el arco”, dijo el maestro, “pero tienes poca habilidad con la mente que te hace errar el tiro”.